Borde Costero Antofagasta

Como resultado del auge de la actividad minera durante las últimas dos décadas, Antofagasta se ha convertido en la cuarta ciudad más poblada y la con mayor PIB per cápita de Chile. Esta prosperidad, sin embargo, no ha sido traducida en un adecuado desarrollo urbano capaz de mejorar la calidad de vida de sus habitantes. En particular, la ciudad presenta un significativo déficit de espacios públicos y áreas verdes, el cual alcanza su mayor expresión en su deteriorado borde costero. Si bien algunos puntos de éste se encuentran adecuadamente activados e invitan al goce de la comunidad, la gran mayoría de su extensión presenta una condición de periferia y deterioro que desalienta profundamente la habitabilidad de las personas.
Es esta asimetría entre las riquezas materiales de Antofagasta y la falta de traducción de estas en una mejor calidad de vida para sus habitantes la que demanda una acción sistemática de transformación y mejora del borde costero de la ciudad, en particular al pensar en el desarrollo futuro de ésta. Nuestra propuesta tiene como objetivo el abordar este desafío. En ella el encuentro mar-tierra en Antofagasta no se entiende como un límite eriazo, sino que se aborda como una interfaz dinámica que cobija múltiples opciones de activación. Esta interfaz se construye a partir de una infraestructura de colonización que conecta transversalmente la ciudad existente con el territorio mar, pero que también se despliega longitudinalmente a lo largo del borde, conectando a través de él a los territorios consolidados del centro de Antofagasta con las áreas en vía de desarrollo tanto al norte como al sur de éste.